Inicio > Todas las Noticias > Senadora de EE.UU. dice que las leyes antilavado del país son anacronicas

Senadora de EE.UU. dice que las leyes antilavado del país son anacronicas

  • Publicado el: 12 January 2018
Información
Sector: 
General
País: 
Otros
Contenido de tipo: 
Noticias
Descripción general: 

El pasado martes, la senadora demócrata Elizabeth Warren dijo en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos que el país necesita revisar” leyes anti-lavado de activos dado que, al ser tan “arcaicas”, son susceptibles de generar una carga de cumplimiento indebida para las empresas más pequeñas y los bancos comunitarios.

En la misma audiencia frente al Comité Bancario del Senado, Warren dijo que es necesario establecer requisitos más estrictos de conocimiento de la estructura de propiedad de las compañías y del beneficiario final de las empresas más grandes, así como revisar los umbrales para el Reporte de Operaciones Sospechosas a fin de que los comerciantes más pequeños y pequeños prestamistas legales se liberen de una carga de cumplimiento que, de cara al tamaño de estas personas jurídicas, no se justifica.

La senadora por el estado de Massachusetts, que tiene sólidas aspiraciones presidenciales por ser considerada una de las líderes de centroizquierda con mayor influencia junto a Barack Obama y Hillary Clinton, dijo que "el lavado de dinero es un problema enorme así que todo lo que podemos hacer para tomar medidas enérgicas es bueno y eso es lo que deberíamos hacer, pero me parece que tenemos que reconsiderar muchas de nuestras leyes de lavado de dinero, algunas de las cuales fueron escritas en la década de 1970 y están muy desactualizadas".

Warren y otros en el Comité acordaron que se revisará la posibilidad de una actualización de las leyes más amplias de prevención del lavado de dinero, que se aplicarían a los clientes bancarios y otros intermediarios, para ayudar a hacer que las leyes ALA sean más efectivas mientras que también reducen la carga para los bancos y otros actores.

Lea también: Estados Unidos: ¿paraíso fiscal?